Re-Invéntate Blog

ATRÁS

Como acabar con los nervios

angst-807726_1280 (1)  

¿Verdad que te encuentras fatal cuando estas nervioso? Los nervios pueden jugarte muy malas pasadas, bloquearte o dejarte sin voz. Yo me he llegado a quedar sin voz hablando delante de gente por los nervios. Ahora ya no me pasa, y hoy quiero compartir contigo el truquito que siempre llevo encima.   Es una estupenda herramienta de PNL para que te deshagas de esos nervios en unos pocos minutos. Sí, sí, es real!! yo la utilizo a diario no sólo para quitarme los nervios sino también la tristeza, en enfado, y cualquier estado que no me guste. Y no sólo para mi, también con mis hijas y con mi familia. Ya verás, deja que te la explique y convéncete por ti misma de su sencillez y de su eficacia.              

La herramienta:

https://youtu.be/9K31IPBiFx4

 

1. Observate. Antes de nada date unos segundos para observarte. Observa esa sensación en ti, en tu cuerpo. 2. Ubícala en el espacio. Intenta ubicarla en un lugar ya sea de tu cuerpo o fuera

  •   ¿dónde estás sintiendo esta sensación?
  •   ¿en el estómago? ¿en la cabeza? ¿fuera de ti como una barrera? ¿te envuelve?

3. Una vez la tienes ubicada, piensa como es.

  • Su aspecto visual. ¿es redonda? ¿tiene picos? ¿es grande? ¿de qué color es?
  • Su aspecto auditivo. ¿hace algún ruido?
  • Su aspecto sensitivo. ¿está caliente? ¿es rugosa? ¿pincha?

4. Con todos estos datos y siempre muy concentrado en esta sensación, puedes empezar a cambiar sus características.

  • Su aspecto visual: cambia su color, o su forma.
  • Su aspecto auditivo: Si hacia algún ruido quizás le puedas poner música o simplemente dejarla en silencio.
  • Su aspecto sensitivo: si quema, enfríala, si pincha hazla redonda.

Estos son algunos ejemplos. Tú puedes cambiarla de forma como tú quieras. Lo importante es que te preguntes:

¿Qué puedo cambiar para que pierda intensidad? 

Y a partir de aquí vas cambiando sus características. Utiliza tu imaginación para cambiar estas modalidades. Visualiza por ejemplo que tomas un vaso de agua helada para enfriarla y siente como el agua fría baja por tu garganta. Una vez la hayas cambiado tiene que haber perdido gran parte de su poder. Ahora estás preparado para quitártela. Puedes cogerla, tenerla en tus manos y lanzarla súper fuerte por la ventana hasta que sientas que se ha ido muy muy lejos. Es un ejercicio muy sencillo y muy poderoso. Pruébalo y verás cómo cambia tu estado. Si te ha gustado esta herramienta compártela en Facebook, en los grupos a los que pertenezcas y dale manitas arriba en Youtube. Como siempre, me encantará saber como te va. Envíame un mail a monica@re-inventate.com y cuéntamelo. Un abrazo muy grande Mónica