Re-Invéntate Blog

ATRÁS

El verdadero secreto para conseguir acabar una dieta

¿Pensando en acabar con esos kilos de más antes del bikini? ¿se acercan los pantalones cortos y te da pánico ponértelos? ¿Estas pensando en hacer dieta pero estas desmotivada porque nunca consigues acabarla?  A mi también me pasaba, empezaba un lunes y el martes ya estaba otra vez igual, comiendo aquello tan bueno, y que tanto engordaba. En el momento me sentía genial, porque era delicioso y me encantaba ese tiempo para mi, pero a la hora de meterme el pantalón los sentimientos de culpabilidad eran enormes. Además me empecé a dar cuenta de que cuanto más luchaba contra ello más ansiedad me generaba y peor comía. Hasta que tomé cartas en el asunto y mediante el coaching descubrí lo que nadie te cuenta sobre la comida y lo que hoy quiero compartir contigo para poder ayudarte a hacer una dieta y acabarla por fin. Puedes empezar mil dietas y ponerle mucha fuerza de voluntad, pero de esta forma siempre estas luchando. No se trata de luchar, se trata de disfrutar! este es uno de mis principios básicos e intento aplicarlo en mi vida siempre, en las dietas también. Así que vamos allá, vamos a hacer dieta disfrutando el camino, es la mejor manera para continuarla, acabarla y seguir comiendo siempre de una manera saludable.

1. Averigua la causa.

Con esto quiero decir que antes de nada debes descubrir que es aquello que te está haciendo comer de forma compulsiva, o comer un montón de dulces que tan mal te sientan. Te dejo unas preguntas que te ayudarán a encontrar tu causa:

  • ¿Que te aporta ese atracón de comida o ese cruasant de chocolate?
  • ¿Que consigues de positivo con él?
  • ¿Quien eres tú, cuando comes de esa manera descontrolada?

Como ejemplos de respuestas, para que te sea más fácil, te diré que puede ser que es un momento de relax para ti, donde solo tienes que sentarte a disfrutar de momento, o quizás sea evadirte del estrés del día, o recompensarte por algo que has hecho. Como ejemplo a la pregunta de quien eres tú comiendo de esa forma descontrolada, algunos de mis clientes me contestan que son una persona sin control, una persona con ansiedad, una persona que se deja llevar por las emociones y el momento, etc. Date un tiempo para estar tranquilo, sentado contigo mismo y hazte estas reflexiones. Puedes hacerte más preguntas como por ejemplo, ¿cuando como así? quizás sea cuando estas aburrido o quizás cuando sientas nervios, etc. Debes encontrar tu causa.

2. Sustitúyela por otra actividad que te proporcione el mismo beneficio.

Una vez has encontrado la causa, puedes buscar aquellas cosas, actividades, o momentos que te ofrezcan el mismo beneficio positivo que ahora te está ofreciendo la comida. Por ejemplo, si me dices que es un momento para ti, de relax, donde no piensas en nada más que en disfrutar del momento, donde no piensas en nada y en ese momento no hay ninguna preocupación por tu mente, aquí te diría:

  • ¿Qué otra cosa en tu vida te hace perder el sentido de esa forma?
  • ¿que es aquello que realmente te apasiona hacer como para olvidarte del mundo?

Puedes buscarlo y estoy segura de que lo encontrarás. Tú mejor que nadie sabes lo que es, todos tenemos algo que nos hace perder la noción tiempo y que haciéndolo somos realmente nosotros. Una vez que lo hayas descubierto, mira a ver como lo puedes introducir un poquito más en tu día a día, y poco a poco ves sustituyendo la comida insaludable por ese momento o actividad que te da el mismo beneficio pero de una forma mucho más saludable.   Además, te quiero dejar una sencilla y potente estrategia que te ayudará con la parte  de fuerza de voluntad:

1. Díselo a todo el mundo.

Si por fin te has decidido a hacer dieta, díselo a todo el mundo, de esta forma si en algún momento te sientes tentado a dejarla te costará más ya que todo el mundo sabe tu propósito.

2. Elimina las tentaciones.

Por mucha fuerza de voluntad que tengas siempre es bueno evitar tentaciones. No compres todas esas cosas que tanto te gustan y que tanto engordan, es momento de bajar esos michelines y lo vas a lograr. Fuera de casa todo lo que ya no quieres comer. Si hay otras personas en casa pídeles que también se involucren y te ayuden. Quizás podrían colaborar en no comprar durante un tiempo aquello que ahora no quieres que haya en casa. Hablalo con ellos y pídeles su colaboración

3. Márcate objetivos que te ayuden.

Te ayudará enormemente ponerte un objetivo a conseguir que sea realista y motivador. Para ello, si quieres bajar muchos kilos puedes ponerte un objetivo final pero no olvides, también, de marcarte pequeños objetivos. Estos objetivos intermedios deben suponer un reto y, por lo tanto, deben movilizarte y crearte ganas de conseguirlo. Por ejemplo puedes fijarte un objetivo intermedio para dentro de dos meses, que sea facil de conseguir y a la vez que te rete a conseguirlo. Tienes que pensarlo. Piensa que si es demasiado optimista te cansarás porque verás que no llegas, y será mas facil que tires la toalla, y si es demasiado facil no supone un reto. Debe ser algo intermedio. Estoy segura de que tú sabes cual es.   Con todo esto, tienes en tus manos una herramienta completa y poderosa que se quiere poner a tu servicio. Recuerda disfrutar el momento, y si por alguna razón no lo estás disfrutando, siéntate unos minutos y reflexiona. Luego mira a ver como podrías darle la vuelta a la tortilla y disfrutar del camino que te queda por delante. Si aún así, crees que necesitas ayuda puedes dejarme un mensaje o enviarme un mail, estaré encantada de ayudarte. un abrazo y que tengas un feliz día Mónica