Re-Invéntate Blog

ATRÁS

Las 2 claves para que no te afecten los comentarios externos

mujer tocando cabeza

¿Te has parado a pensar por qué nos afectan tanto algunos comentarios de la gente? seguro que, como a mi, a veces alguien te ha dicho algo y te lo has tomado muy mal, te has enfadado y luego, en casa, has seguido dándole vueltas y vueltas sin parar. Que sensación tan mala, ¿verdad?. Quieres parar de pensar en eso, "no ha sido para tanto" te dices, pero que va, ahí sigue, una y otra vez sin descanso. Hoy quiero darte dos claves para que empieces a controlar esos comentarios externos. ¿te apetece que las veamos? Pues vamos allá:

 
 
 
 
1. Averigua la causa.

Los comentarios externos nos afectan cuando tocan alguna parte nuestra con la que no estamos del todo contentos o con la que tenemos algún pequeño problema. Te pongo un ejemplo para que lo puedas entender más fácilmente. Imagina que no estás contento con tu peso, o que tu peso para ti es importante por el motivo que sea. Ahora, si alguien hace algún tipo de comentario sobre tu peso, como por ejemplo: "uy, parece que te has engordado un poco". En este caso, seguramente, te molestará. La razón es que para ti es importante y, a la vez, que tienes algo sin resolver ahí. Puede ser que lleves días pensando que te has engordado, o quizás que te gustaría estar más delgado, etc, lo que está claro es que hay algo que no está en paz en cuanto a tu peso. Cuando algo no está bien en nosotros cualquier cosa hará encender el interruptor del enfado.   Si para ti no tiene nada de importancia el peso, o estas feliz con él, tanto que ni te lo panteas, es decir, que estas totalmente en paz con tu peso, seguramente cuando alguien te haga algún comentario al respecto a ti te dará exactamente igual. En este caso, la persona que hace el comentario no enciende el interruptor porque ese interruptor no está activado, no funciona, no hay nada detrás.   Así que cuando algo te afecte preguntante: ¿Qué es aquello que está activando de mi esta persona? ¿que es lo que no está en paz en mi para que este comentario me afecte así? ¿por qué me afecta este comentario, que "toca" en mi?   De esta manera, vuelves a recuperar tú el control de la situación. Ya no es esa persona que me ha hecho daño, sino que eres tú la que tienes algo sin resolver, y que esa persona lo único que ha hecho es tocar el interruptor. Al hacerte consciente de que es eso, puedes tomar cartas en el asunto y decidir que quieres hacer con ese tema que tienes sin resolver. Incluso, si te atreves, ves más allá y dale la vuelta a la tortilla, agradece que te hayan dicho eso porque de esta manera te has podido dar cuenta de aquello que no está tan en calma en tu interior. (aunque entiendo que esto ya es para un nivel avanzado).   De este punto lo más importante es que vuelvas a tomar tú el control. Que dejes de echar la culpa al otro y vuelvas a centrarte en ti, ver que quizás eso rechina con algo que tú piensas de ti y que no tienes el calma. Recuerda que nadie puede herirte sin tú consentimiento.

2. Céntrate en el presente

Un fantástico ejercicio para parar todo el dialogo interior, ya sea porque te ha afectado un comentario exterior o sea porque no puedes dejar de pensar en algo, es el centrarse en el momento presente.   Centrarse en el momento presente es prestar total atención a aquello que estás haciendo. Por ejemplo, si estas lavando los platos mira el agua caer, mira el jabón de los platos, mira tus manos moviéndose, mira, mira y mira. Y luego, oye, oye, y oye. Oye, el agua como cae, oye el ruido que hacen las cacerolas al lavarlas, oye la música (si hay). Y, luego, siente. Siente la temperatura del agua, siente tus manos cogiendo el estropajo, siente tus pies de pie en el suelo.   Este fantástico ejercicio hace que te centres al 100% en lo que haces, y de esta manera no dejas espacio en tu mente para seguir pensando en nada más. A mis clientes les recomiendo que lo hagan varias veces al día, y a ti también. Podrás comprobar, poco a poco, como la tendencia de la mente a estar todo el día dándole vueltas va parando, y vas estando más tranquilo. Además se siente que la mente descansa, y en consecuencia, todo tú descansas. Pruebalo! A mi me gusta mucho hacerlo cuando voy por la calle, porque siento el aire, veo los arboles que se mueven con el viento, veo la gente andar, hablar, y reír. Es fantástico, te lo recomiendo de corazón!     Espero que te haya gustado, y sobretodo servido, este post. Ponlo en practica. Al principio puede costarte un poco, pero todo es practica, y merece la pena. Si tienes cualquier duda o comentario estaré encantada de ayudarte. Envíame un mail,o dejame tus comentarios aqui y te contestaré enseguida. Recuerda que no estás sól@, yo estoy justo al otro lado y quiero ayudarte.