Re-Invéntate Blog

ATRÁS

Las siete leyes espirituales del éxito

¿Quien no quiere conseguir mayor éxito, abundancia y prosperidad? Las siete leyes espirituales el éxito de Deepak Chopra es un libro fantástico donde nos muestra lo sencilla que es la vida y lo fácil que es conseguir el éxito si conocemos sus leyes. Hoy quiero escribir sobre este libro ya que creo que puede ayudarte mucho a tener otra perspectiva y a empezar a vivir de otra manera. Espero que te guste este resumen que te quiero dar. Está hecho desde mi punto de vista pero conservando la esencia y la genialidad del libro. 1. Ley de la potencialidad pura. Esta ley nos hace acercarnos a la vida en su esencia más básica. Mirar un árbol y darte cuenta de la vida que existe en él, o de una flor o ver la grandeza de un río bajando lleno de agua. A la vez se centra en disfrutar de nuestra compañía estando en silencio, estando bien simplemente, nada más. Algunas de las manera de poner en practica esta ley, como comenta el autor, puede ser agradeciendo aquello que la naturaleza nos brinda como el sol o el aire. También intentado hablar con cariño y afecto y estar atentos al afecto y el cariño que también nos brindan los demás.

2. Ley de la entrega. Esta ley nos dice, básicamente, que aquello que deseas o anhelas lo entregues. Si quieres cariño, entrega cariño, si lo que quieres es dinero, entrega dinero. El objetivo es poner a circular aquello que deseas para que pueda entrar. Si no lo entregamos, la circulación está estancada, y por lo tanto tampoco podrá entrar. Al entregar aquello que deseamos hay que hacerlo con felicidad. Si entregamos dinero, simplemente porque hemos leído que es lo que lo que hay que hacer no servirá, se debe entregar dinero con la felicidad que produce el saber que estamos ayudando a otra persona y que a la vez nos estamos ayudando a nosotros mismos. 3. Ley del Karma o la causalidad. Esta ley hace hincapié en que se recoge lo que se siembra. Siembra semillas de felicidad y eso es lo que recogerás. Tenemos que ser conscientes de las decisiones que tomamos para que siempre sembremos cosas que queramos recoger. Antes de tomar una determinada decisión, deberíamos preguntarnos por las consecuencias tanto para mi como para los demás de esa decisión. Si la decisión me produce bienestar sigue adelante con ella, es acertada, pero si por el contrario te produce malestar, piensa las consecuencias antes de tomarla. 4. Ley del mínimo esfuerzo En la vida todo se rige por la ley del mínimo esfuerzo. Las flores no se esfuerzan por abrirse, ni las plantas se esfuerzan por crecer, simplemente lo hacen, nada más. Para nosotros también es así, aunque muchos de nosotros nos esforcemos por luchar contra las circunstancias. Para poner en practica esta ley, el autor propone la Aceptación. Aceptar una determinada situación tal y como es, no luchar contra ella. Una vez aceptada la situación no echaré las culpas a nadie, ni siquiera a mi mismo. Intentaré dar la vuelta a la situación y buscar la oportunidad que hay en ella. A parte de esto el autor nos habla de la Indefensión. Y aquí quiero pararme porque creo que merece la pena pensar en esto. La indefensión se refiere a no querer tener la razón. Cuanto tiempo y energía perdemos discutiendo, sólo, por querer tener la razón. Incluso hay familias que se dejan de hablar, sólo, por que ellos tienen la razón. De verdad, me gustaría que te tomes un minuto y pienses esto. ¿Realmente es tan importante tener la razón como para dejar de hablarte con tu hermano? No gastemos tanto tiempo en esto, y sobretodo, no dejemos de estar con esas personas a las que queremos simplemente por tener la razón. 5. Ley de la intención y el deseo. A parte de todas las leyes anteriores, si queremos realizar aquello que deseamos debemos poner la intención en ello. Aquello donde pongamos la intención es lo que se materializará y por el contrario donde no nos fijemos se desvanecerá. Así que céntrate en aquello que quieres y disfrútalo como si ya lo hubieras conseguido. Céntrate en ello tanto como puedas y después deja al universo que se encargue él de hacerlo realidad. 6. Ley del desapego. No abandonamos nuestra intención ni el deseo, abandonamos el apego al resultado. Es decir, sabemos que se materializará y por lo tanto no nos produce ansiedad el pensar en aquello que quiero. Vivir en la incertidumbre con la total convicción de que lo que quiero se materializará en el mejor momento para mi. En esa incertidumbre en la que vivimos, encontramos las mejores soluciones en los problemas, sabiendo que en toda situación hay un número infinito de posibilidades y que lo único que tengo que hacer es saber verlas para encontrar la mejor para mi. 7. Ley del Dharma o del  propósito de la vida. Todas son importantes, por supuesto, pero de entre todas las leyes, esta para mi, es la más bonita. Nos dice que todos tenemos un propósito en la vida. Venimos aquí para hacer algo y cada uno de nosotros debe encontrar lo que ha venido a hacer. Tú haces algo especial, mejor que nadie en este mundo. Tienes un talento singular que no tiene nadie más y una manera de expresar ese talento que es sólo tuya. "Debemos descubrir por nuestra cuenta que dentro de nosotros se encierra un dios o una diosa en estado embrionario que quiere nacer para que nosotros podamos expresar nuestra divinidad". Así que céntrate en descubrir que es eso que has venido a hacer, que es aquello que haces tan y tan bien, y que además cuando lo haces el tiempo parece detenerse y no existir nada más. Una vez lo hayas descubierto, pregúntate como puedes ponerlo al servicio de los demás.   Estas son las siete leyes del éxito que nos presenta Deepak Chopra en su libro "Las siete leyes espirituales del éxito". Espero haberlo explicado bien para que las entendáis y podáis empezar a ponerlas en practica. Es un libro muy potente que te da otra visión de las cosas y de como nos comportamos nosotros en cada situación. Espero que te haya gustado y, como mínimo, que te haya hecho pensar y cuestionarte algunas cosas. Ya sabes que me puedes dejar tus comentarios y si te gusta compartirlo en las redes sociales. Recuerda que estoy aquí, justo al otro lado de la pantalla.