Re-Invéntate Blog

ATRÁS

Rompe con lo que no quieres

Hoy te quiero hablar de los patrones mentales. Sí, sé que tiene un nombre un poco rebuscado o incluso parece que te vaya a hablar de algo muy científico, pero de lo que te quiero hablar es algo que te pasa siempre, que pasa constantemente.   ¿verdad que cuando ves el fuego ya no hace falta que lo toques porque sabes que te va a quemar? Pues eso que te va tan bien y que te ahorra el sufrimiento de quemarte todo el rato a veces no funciona tan bien cuando se trata de experiencias. Déjame que te lo cuente un poco mejor. Por ejemplo, si empezaste una relación amorosa y te dejó, y volviste a empezar otra relación y te volvió a dejar, es posible que tu cerebro haya creado un patrón mental, nada bueno para tí por cierto, donde diga algo así como: "cuidado, no empieces ninguna relación porque te van a dejar". Este patrón, como ya imaginas, no te ayuda en nada, más bien al revés. Te obliga a vivir con el miedo de si te volverán a dejar y además hace que no tomes acción, que no quieras conocer a gente maravillosa que está por venir por ese patrón que creaste. Como este ejemplo, hay muchos más. Algunos más tontos y otros muy importantes. Por citar algunos de ellos: "si veo que mi hijo ha dejado su cuarto desordenado me enfado mucho", "si mi pareja no me contesta cuando le hablo, me molesto", "tengo miedo de iniciar un trabajo nuevo por si me despiden", "tengo miedo a fracasar", etc. Hay muchísimas, infinitas posibilidades de patrones mentales que se repiten una y otra vez encarcelandote en un espacio cada vez más y más pequeño. Y, ¿por qué te cuento todo esto? Porque hoy te voy a presentar una herramienta de PNL que rompe estos patrones mentales, a parte de conseguir otras cosas fantásticas. Se llama Swish. Estoy segura de que si ya has trabajado conmigo ya sabes de que técnica te estoy hablando. ¿Por qué? pues porque la uso a diario dentro y fuera de mi consulta. Con esta técnica se rompe el patrón mental, consiguiendo que aquello que desencadenaba el miedo, el enfado, la tristeza, o la emoción que sea, ya no lo desencadene. ¿Por qué te digo que es tan chula esta técnica? porque la puedes hacer en 10 minutos y es súper eficaz. Con ella me quité yo la fobia a conducir, y muchas de las personas a las que ayudo han dejado atrás celos, envidias, enfados, ira, tristeza, etc. Te voy a explicar en que consiste la técnica para que la conozcas un poco más. Para poder hacerla tenemos que encontrar dos momentos: - El primer momento es aquel en el que estás justo antes de que se desencadene esa emoción que quieres dejar atrás. Por ejemplo justo antes de ver el desorden de la habitación. - En el segundo, tienes que estar en un momento fantástico y que responda a la pregunta: Una vez que hayas superado esto, ¿cómo te sentirás? si respondes feliz, alegre y tranquilo, tienes que encontrar un momento donde te hayas sentido feliz, alegre y tranquilo. Con estos dos momentos se hace un intercambio de imágenes para que el cerebro asocie una nueva emoción, una emoción muy positiva, a ese desencadenante. Y como el cerebro es muy sabio y siempre quiere lo mejor, entre la opción mala y la buena siempre elegirá la buena. Es una técnica chulisíma, súper potente y muy rápida de hacer. Si te encuentras en alguna situación donde necesites romper un patrón mental, ponte en contacto conmigo si quieres y lo hacemos juntos. Lo importante, como digo siempre, es que avances. Que avances como tú quieras pero que avances. Yo estoy aqui por si en algún momento necesitas un poquito de ayudar. Un abrazo grande y si te ha gustado este post compártelo en las Redes Sociales y síguenos en Facebook. Si todavía no tienes mi ebook gratuito los 7 Pasos para aumentar tu confianza, descárgatelo aquí. Mónica